Chapman… a 10 años de su fallecimiento

Plurilingüe de corazón, Anne Chapman ha vivido y ha trabajado entre tres idiomas y diferentes países. Falleció hace 10 años, dejando un invaluable trabajo antropológico sobre los tolupanes de la Montaña de la Flor y los lencas en Honduras, su primer trabajo de campo fue en 1955 y después sobre los indígenas de Tierra del Fuego (selk’nam, alakaluf, yaghan) a partir de 1964. Su energía, combinada con su entusiasmo y con su perseverancia permitió a esta francoestadounidense llevar a cabo investigaciones profundas sobre la vida y los rituales específicos de estos grupos étnicos.

Nacida en 1922 en Los Angeles, California, Anne Chapman estudió en la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH), en la Ciudad de México en la década de los 40, donde Paul Kirchhoff, Wigberto Jiménez Moreno y Miguel Covarrubias fueron sus maestros. Después, a principios de los años 50, estudió en la Universidad de Columbia en Nueva York y en 1981 obtuvo un doctorado en la Universidad René Descartes, París-V. Trabajó como directora de investigación en el CNRS en el laboratorio de antropología social bajo la dirección de Claude Lévi-Strauss, y después en el departamento de etnología de Paris-X-Nanterre.
A partir de 1955, con una beca de la Fundación Fullbright y posteriormente con una beca del Instituto de Investigación para el Estudio del Hombre (Research Institute for the Study of Man, RISM), comenzó su trabajo de campo de siete meses en Honduras con los tolupanes (conocidos también como jicaques). Anne Chapman hizo trabajo de campo con este grupo tres meses de cada año, hasta 1960. Regresó varias veces más hasta 2005. En 1955, acompañada por un colaborador local, tardaron dos días para viajar de Tegucigalpa a Montaña de la Flor, donde viven los tolupanes. El idioma tol era por aquellos entonces el idioma de comunicación en la comunidad y el único idioma que hablaban las mujeres. Solamente, algunos hombres tenían suficiente conocimiento del español para comunicarse con los fuereños.

foto: Anne Chapman

En su trabajo demostró la importancia de las relaciones con otros miembros de la comunidad y con la naturaleza, relaciones basadas en una conciencia explícita de la dependencia mutua de todas las formas de vida. Esta dependencia se basaba tanto en la expectativa de reciprocidad como en la necesidad de una cierta jerarquía: la divinidad suprema, los amos sobrenaturales de los animales y los caciques de la comunidad. En Honduras estudió también a los lencas, que se llamaban a sí mismos Hijos del copal y la candela. Aunque vecinos, los tolupanes y los lencas son muy diferentes, éstos muestran rasgos mesoamericanos y fueron objeto de un intenso proselitismo por parte de los españoles desde su llegada, y hacia finales del siglo XIX los lencas comenzaron a perder su idioma, hoy totalmente extinto. Los tolupanes, por el contrario, vivían aislados (el primer prelado católico llegó en 1860), y a la fecha, siguen hablando su lengua, aunque cada vez menos.
A partir de 1964, Anne Chapman fue hacia Tierra del Fuego en el sector argentino de Isla Grande con un equipo de arqueólogos franceses. Anne es conocida sobre todo por haber grabado, transcrito, traducido y analizado el saber y los cantos rituales de la última indígena selk’nam de Tierra del Fuego, Lola Kiepja, quien vivía en esta isla desde antes de la llegada de los europeos. Anne Chapman defendió la hipótesis de que las poblaciones de Tierra de Fuego —tanto de Argentina como de Chile— en donde también trabajó mantuvieron su modo de vida en aislamiento durante muchos años en ese territorio, sin casi ningún contacto con otros grupos; la llegada de los europeos fue su primer contacto con el mundo exterior. Para Anne Chapman, esta situación demuestra la existencia de una sociedad dinámica en su forma de vida y en su producción.
Aunque muy diferentes entre sí, estos pueblos marcaron profundamente a Anne Chapman, ya que estaban en etapas progresivas de desaparición. Más allá de su trabajo de investigación —plasmado en numerosos libros, artículos y documentales— durante toda su vida Anne Chapman defendió el laicismo, las libertades y los derechos de los pueblos indígenas.
Algunas referencias de libros
Chapman, Anne. 1978. Les Enfants de la Mort: Univers Mythique des Indiens Tolupan (Jicaque). México: Mission archéologique et ethnologique française au Mexique.
Chapman, Anne. 1992. Master of Animals: Oral tradition of the Tolupan Indians (Honduras). Filadelfia: Routledge (Versión revisada de Les Enfants de la Mort).
Chapman, Anne. 1992. Los hijos del copal y de la candela (tomos I y II). México: CEMCA / IIA-UNAM.
Chapman, Anne. 1987. La Isla de los Estados en la prehistoria: Primeros datos arqueológicos. Buenos Aires: Editorial Universitaria de Buenos Aires.
Chapman, Anne. 1990. El Fin de Un Mundo: Los Selk’nam de Tierra del Fuego. Buenos Aires: Emece Editoriales.
Chapman, Anne. 2010. Yamana People of Cape Horn, Before and After Darwin. New York: Cambridge University Press.
Medina, Andrés y Ochoa, Ángela. 2007. Etnografía de los confines. Andanzas de Anne Chapman. México: CEMCA / INAH / IIA-UNAM.

Ultima actualización 26 de julio de 2020