Entrevista con la participante hondureña en la edición 2016 de LabCitoyen en Francia [fr]

JPEG Larissa con la bandera de Honduras.

Buenos días Larissa, representaste a Honduras en la edición 2016 del programa LabCitoyen en Paris. ¿Puedes hablarnos de tu trayectoria y de las razones que te llevaron a participar en este programa?

Buenos días y gracias por el espacio.
En primer lugar, para que me conozcan un poco, soy ex alumna del Liceo Franco Hondureño en donde aprendí francés desde mis tres años de edad. Una vez terminada la secundaria, realicé mis estudios universitarios en la carrera de derecho de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), obteniendo la primera posición de mi promoción y la mención honorífica Magna Cum Laude en noviembre de 2015. Conozco una parte de este vasto universo de los Derechos Humanos (derechos de la comunidad LGBTI, desplazados y refugiados, discapacitados, comunidades indígenas, conflictos armados, derechos económicos, sociales y culturales, entre otros) gracias al programa de juicios simulados en materia de Derechos Humanos de la UNAH (Moot Court-UNAH) en donde me formé profesionalmente en este ámbito. Tuve la oportunidad de representar a Honduras en Washington y en Guatemala en 2013 como Oradora, y posteriormente desde ese año hasta la fecha como coach, juez y abogada en el marco de las competencias. Esta experiencia me permitió conocer de manera profunda la problemática y las de debilidades de los países latinoamericanos, el funcionamiento de los sistemas regionales de protección de los derechos humanos y de manera personal me sensibilizó en relación a los grupos vulnerables. Esto último, me ha llevado a continuar especializándome a través de cursos para convertirme en parte del Programa Interamericano de Facilitadores Judiciales de la Organización de Estados Americanos (OEA), así como diplomados de prevención de la violencia a nivel Local del Centro de Investigación para la Prevención de la Violencia (CIPREVI), de derecho internacional humanitario de la Cruz Roja Colombiana, participaciones en múltiples intercambios académicos y asimismo a presentar mis ideas para la protección de los derechos humanos contra las violaciones de las multinacionales, en la forma de un artículo jurídico frente a la Unión Internacional de Abogados (UIA) en Paris. Como pueden observar, dedico parte de mi tiempo a dar seguimiento a los problemas mencionados para encontrar soluciones viables y luchar contra las desigualdades sociales, fortalecer los sistemas jurídicos y garantizar el cumplimiento de los derechos de todas las personas sin discriminación. El programa LabCitoyen representaba en ese momento para mí una nueva oportunidad para intercambiar experiencias y comparar las dificultades de los diferentes sistemas de salud en el mundo, y en consecuencia con las nuevas ideas, poner en marcha proyectos pilotos en Honduras para mejorar las condiciones de salud para toda la población.

JPEG Los participantes al programa.

El programa LabCitoyen trata el tema de los derechos humanos y este año ha sido enfocado a la problemática de “Derechos Humanos y la Salud”: ¿puedes describirnos como se desarrolló esta edición?

Éramos 50 participantes de 40 países diferentes, por lo que los organizadores nos dividieron en 3 grupos de trabajo para los talleres y debates, pero el número de grupos variaba para las visitas. Sin embargo, recibimos varias conferencias todos juntos.
Tratamos el tema de la Salud de los más general a lo particular: las conferencias comenzaron con la relación entre los derechos humanos y la salud, por qué la salud está íntimamente ligada a la vida, los retos que se presentan al momento de prestar los servicios de salud a los más desfavorecidos, el hecho que algunos hospitales no poseen el equipo médico necesario para realizar intervenciones quirúrgicas de urgencia y asimismo la falta de medicamentos básicos en los hospitales, especialmente en algunos países en vías de desarrollo, por dar algunos ejemplos.
En los talleres se trataban temas más específicos. Cada día tratábamos una temática común y los grupos de trabajo trataban temas específicos sobre esta temática. Para dar un ejemplo, uno de los grandes temas que pusimos sobre la mesa de discusión fue
“la democracia y la salud”, y sobre este tema los grupos realizamos reflexiones sobre 3 subtemas: a) enfoque territorial, b) enfoque médico-social y c) enfoque ético y mejoramiento de prácticas profesionales. Al final del día, nos reuníamos para dar un pequeño resumen sobre el taller y las conclusiones de cada grupo, como retroalimentación.
Realizamos 3 visitas: la primera al Planning Familiale para tratar temas como la salud sexual, reproductiva y el aborto, la segunda a la Cité de Sciences donde aprendimos mucho con la exposición sobre enfermedades mentales y la tercera al Instituto Pastor donde hablamos sobre la vulnerabilidad y la ética.
Finalmente, cerramos la semana de trabajo con un panel de preguntas y respuestas sobre la salud sexual, el derecho a disponer sobre el propio cuerpo y la lucha contra la discriminación y los prejuicios. Este panel nos dio la oportunidad de intercambiar ideas y experiencias sobre los temas con la Embajadora de los Derechos Humanos de la República Francesa, Patrizianna Sparacino, la Co-directora del comité de vigilancia ética del Instituto Pastor y Premio Nobel de fisiología y medicina en 2008, Françoise Barré y la Directora d’ARCAT/le KIOSQUE, Eve Plenel.
La novedad de esta edición es la creación de la red de jóvenes embajadores y embajadoras para los derechos humanos de la República Francesa que busca darle continuidad a los proyectos de derechos humanos que pongan en marcha, alrededor del mundo, los participantes de LabCitoyen 2016.

JPEG Los participantes de América latina.

Según tú, ¿cuáles son las principales enseñanzas que retiras de tu participación en el LabCitoyen 2016?

Puedo asegurarles que adquirí muchos conocimientos durante la semana de LabCitoyen. Para dar algunos ejemplos, Malasia ha formado a los Chamanes de los grupos indígenas para que los miembros del grupo tengan acceso a los servicios de salud sin que sus tradiciones se vean afectadas. De esta forma, los indígenas pueden curar sus enfermedades sin tener contacto con los médicos.
En Francia, la educación sexual está abierta a los jóvenes. Esto previene los embarazos en las jóvenes y sobretodo refuerza su derecho a decidir sobre su cuerpo y la planificación familiar. Es interesante saber que las niñas de 13 años pueden visitar el Planning Familiale sin compañía de sus padres o de un adulto para obtener preservativos o píldoras anticonceptivas, porque de esta forma podemos constatar una verdadera realización del derecho a la salud sexual.
De Francia también puedo resaltar la ética de las asociaciones como “SIEL BLEU” dedicada a la prevención de la salud a través de la actividad física para los jubilados, discapacitados et personas con enfermedades crónicas. Para que esta asociación pueda funcionar, necesita financiamiento. Sin embargo, la directiva de SB, a la luz de sus principios éticos, ha rechazado ayudas de grandes empresas que afectan la salud, como Coca-Cola.
Tunes tiene como base científica, para acceder al aborto, que el feto no tiene vida independiente sino hasta después de los tres meses de embarazo. Entonces las mujeres pueden abortar antes de cumplir tres meses de embarazo.
Efectivamente, estas enseñanzas me dan buenos argumentos e ideas para poner en marcha proyectos en Honduras.

JPEG La Co-directora del comité de vigilancia ética del Instituto Pastor y Premio Nobel de fisiología y medicina en 2008, Françoise Barré y la Embajadora de los Derechos Humanos de la República Francesa, Patrizianna Sparacino.

Honduras es uno de los que conoce múltiples dificultades en relación al derecho a la Salud y a la Seguridad Social, ¿de qué manera las discusiones realizadas en Paris te hicieron pensar en la situación hondureña?

Si bien es cierto que la situación de Honduras no es la mejor, con mi participación en LabCitoyen me di cuenta que los demás países también tienen dificultades y que con muchos de ellos compartimos los mismos problemas. Para citar algunos ejemplos, Francia tiene problemas de discriminación hacia algunos grupos (los homosexuales y los migrantes africanos). Una de las grandes críticas que hacia mi amigo Alex de Serbia es que la mayor parte de estudiantes de medicina de su país, buscan sacar provecho de su profesión y el don de servicio que esta profesión exige no está presente en sus espíritus. Iraq y Libia se ven limitados a prestar servicios de salud a todos sus habitantes en virtud de los conflictos armados que enfrentan en este momento.
Empero, las discusiones que tuvimos en Paris y que tenemos todavía por las redes sociales con los participantes de esta edición de LabCitoyen, me llenan de esperanza porque somos jóvenes capaces y comprometidos para propiciar los cambios positivos en nuestros respectivos países.

El Objetivo 3 de los Objetivos de desarrollo sostenible 2030 estable la obligación de “Garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades”. Desde esta óptica, si pudieras pasar un mensaje a Honduras, ¿cuál sería?

Antes de terminar, me gustaría agradecer una vez más la oportunidad de haber participado en esta edición de LabCitoyen. Efectivamente, tengo un mensaje para las autoridades hondureñas: hay temas más importantes que la reelección en este momento en nuestro país. Una población sin salud y sin educación no puede sostener una democracia participativa. La salud es una parte indispensable del derecho a la vida y no garantizarlo vulnera la dignidad de las personas. En Honduras no existe un verdadero sistema de seguridad social que dé acceso a la salud a todos y el gobierno debería priorizar dentro de su plan de gobierno este hecho. La creación de un sistema solidario que pueda recibir a los más desfavorecidos sin discriminación es necesario desde siempre. La privatización de la salud o de cualquier otro servicio público, no es la solución a los problemas del Estado. La solución a este problema es la implementación de un efectivo sistema de transparencia y rendición de cuentas en todas las instituciones para eliminar de esta forma los actos de corrupción en la administración pública. Una ley que permita mantener en secreto las actuaciones del Estado durante veinticinco años solo viene a garantizar más corrupción e impunidad. No castigar penalmente a los responsables de los actos de corrupción en el sistema de salud y en las otras instituciones del gobierno, vuelven el sistema más débil y hace perder la credibilidad del Estado y su capacidad de resolver por sus propios medios esta situación. Es necesario recordar que los programas sociales que el Estado pone en marcha deben ser dirigidos a todos los hondureños y no solo a las personas que aparecen en el censo del Partido Nacional porque no solo somos electores y el Estado tiene la obligación de garantizar sin discriminación de ningún tipo el derecho a la salud, a la educación, al trabajo, a la seguridad social, al desarrollo sostenible y todos los derechos a todos sus habitantes. Finalmente, exhorto a las autoridades hondureñas a trabajar de la mano con todos los sectores de la población. No olvidemos que todos somos hondureños y que el objetivo final es el bienestar común de toda la sociedad. Gracias.

La Embajada de Francia en Honduras no se hace responsable por las opiniones expresadas en estas entrevistas que corresponden al criterio de los entrevistados

Dernière modification : 19/08/2016

Haut de page