Francia y el Fondo Mundial de lucha contra el sida, la tuberculosis y la malaria en Honduras

JPEG

El Fondo Mundial de lucha contra el sida, la tuberculosis y la malaria, creado en 2002, es una institución financiera internacional cuya misión es colectar y asignar recursos adicionales para la prevención y el tratamiento de estas tres pandemias. Ese partenariado entre gobiernos, sociedad civil, sector privado y comunidades afectadas se inscribe en una política innovadora de financiación internacional destinada a la sanidad.

Desde su creación, el Fondo Mundial ha logrado que el tratamiento y la prevención efectiva de esas enfermedades sea una realidad para millones de personas. Las tasas de transmisión del VIH muestran un notable descenso en casi todas las regiones del mundo, incluso en los países más afectados. Las tasas de mortalidad disminuyen gracias a la mejora del acceso a los tratamientos. La mortalidad de la tuberculosis se ha reducido en más de una tercera parte desde los años 90. Si se mantienen los esfuerzos, se podrá contener el problema de sanidad pública que representa la malaria en los países en los que es endémica.

En octubre de 2013, el Fondo Mundial había desembolsado desde su creación 26.900 millones de dólares en 151 países para sostener programas de prevención, tratamiento y asistencia sanitaria a gran escala contra las tres enfermedades. Gracias a los pagos del Fondo, más de 6,1 millones de personas han podido recibir tratamientos antirretrovirales contra el sida, 11,2 millones de personas fueron diagnosticadas y tratadas por la tuberculosis y se distribuyeron 360 millones de mosquiteros impregnados con insecticida para luchar contra la malaria. La financiación del Fondo también ha logrado reforzar los sistemas sanitarios nacionales, mejorando las infraestructuras e impartiendo formación a prestatarios de servicios y profesionales sanitarios de muchos países.

Francia ha sido uno de los principales actores de la creación del Fondo Mundial. Desde su creación, ha aportado más de 2.800 millones de euros a la institución, es decir, el 14% de todos sus recursos. Francia es el segundo contribuidor, después de Estados Unidos con 33% del total.

La contribución de Francia ha ido aumentando conforme se desarrollaba la financiación del Fondo Mundial. Para el periodo 2014-2016, esta contribución suma los 360 millones de euros.

Ese apoyo financiero va acompañado de un apoyo político constante, en particular en la promoción y preservación de los valores fundadores el Fondo Mundial, como es el papel crucial que se reserva a las comunidades afectadas por las pandemias, a la sociedad civil y a los gobiernos recipiendarios en la gobernanza del Fondo.

En Honduras, el Fondo Mundial acompaña los esfuerzos del gobierno y de la sociedad civil desde muchos años. Actualmente, tres financiamientos del Fondo Mundial están implementados en Honduras, de un monto de mas de 50 millones de dolares, dedicados a la lucha contra la malaria, el Sida y la Tuberculosis.

Dernière modification : 11/09/2015

Haut de page