Los arquitectos de edificios de Francia exportan sus conocimientos técnicos

La experiencia francesa en el ámbito de la valorización del patrimonio y la ordenación urbana es reconocida desde hace tiempo en el mundo entero. En el contexto de su misión de protección y prevención del patrimonio arquitectónico urbano y paisajístico, los arquitectos de edificios de Francia (ABF, architectes des Bâtiments de France) comparten su talento en los cinco continentes: de China a Haití, pasando por la India, Siria y Rusia.

JPEG

El intercambio y la cooperación son algunas de las constantes de la historia de la cultura y la arquitectura francesas. Desde hace más de un siglo, los arquitectos de edificios de Francia transmiten, más allá de las fronteras, sus conocimientos técnicos de excelencia y su espíritu innovador.

Los arquitectos de edificios de Francia, guardianes del patrimonio arquitectónico francés, representan al estado en el conjunto del país. Cuentan con una triple vocación de asesoramiento, control y conservación. En el extranjero, se recurre a ellos para definir las políticas de valorización del patrimonio urbano y para contribuir, especialmente, a las orientaciones de condiciones de alojamiento en los barrios más desfavorecidos del extrarradio marginal. Además, aportan su experiencia en la reconstrucción o la restauración de edificios en el marco de misiones de cooperación y desarrollo.

En enero de 2010, un seísmo de magnitud 7,3 en la escala de Richter asoló Haití. En Puerto Príncipe, la capital, el patrimonio arquitectónico, formado por edificios institucionales, lugares de culto y para la enseñanza, se vio especialmente afectado. El proceso de reconstrucción debía comenzar de manera urgente. «Tres arquitectos de edificios de Francia acudieron al lugar para realizar un trabajo de asistencia y peritaje. El palacio de los ministerios se vio muy dañado. Nuestra misión ha consistido en efectuar un levantamiento de los archivos y los edificios. Asimismo, hemos participado en el proyecto de Bibliotecas sin fronteras, cuyo objetivo era crear una biblioteca universitaria de 150.000 obras», explica Frédéric Auclair, presidente de la asociación nacional de arquitectos de edificios de Francia (ANABF, Association nationale des architectes des Bâtiments de France). «Por otro lado, Patrimonio sin fronteras contó con el apoyo de la fundación Vieilles Maisons françaises para salvaguardar las pinturas murales de la catedral de la Santísima Trinidad. Actualmente, el trabajo se centra en la iglesia de Nuestra Señora de las Victorias».

En la escuela superior Ecole de Chaillot, donde se encuentra el departamento de formación de la Ciudad de la arquitectura y del patrimonio (Cité de l’Architecture et du Patrimoine), se forman cerca de doscientos arquitectos cada año. Allí se ofrece una enseñanza de nivel superior sobre la historia, el mantenimiento, la conservación, la restauración y la utilización de los monumentos antiguos. Gracias a su red internacional, la Ecole de Chaillot pone en marcha formaciones especializadas, impartidas por especialistas franceses en los diferentes países del mundo.

«Impartimos entre diez y veinte talleres de formación al año en el extranjero. Actualmente, hay un grupo de formadores en Grecia; otro en Rumania, en Curtisoara, con compañeros de la universidad de Timisoara. Se trata de un trabajo de campo en el que nos situamos ante problemáticas reales», observa Mireille Grubert, directora de la Ecole de Chaillot. «Tenemos presencia en Marruecos desde hace cuatro años, en Siria desde hace seis y en Camboya desde hace tres. También cooperamos con China, a través de talleres cruzados».

La cooperación con China, coordinada desde hace más de doce años por el observatorio chino de la Ciudad de la arquitectura y del patrimonio, permite constituir una red de arquitectos innovadores y fomentar el intercambio de experiencias. Este programa franco-chino de cooperación permitió que los arquitectos de edificios de Francia fuesen invitados a compartir su experiencia en el marco de coloquios y seminarios en China.

En la India, las autoridades locales solicitan la asistencia internacional en el ámbito del urbanismo. En el transcurso de las misiones, la acción de los arquitectos de edificios de Francia contribuyó a la elaboración de un documento general de urbanismo aprobado en 2006. «La cooperación ha permitido dialogar, contrastar puntos de vista y favorecer el enriquecimiento recíproco que hará evolucionar nuestras propias prácticas. Nuestros homólogos indios, interesados en nuestros instrumentos y experiencia en nuestros ámbitos específicos de intervención, nos solicitan para intercambios cada vez más numerosos», indica Paul Trouilloud, arquitecto de edificios de Francia.

Actualmente, se llevan a cabo misiones en Rusia (Irkoutsk), en Siria (instituto francés de Alep), en Laos (complejo de Vat Phou), en Cumes, en Alemania, pero también en Angkor, en Camboya. Jóvenes arquitectos camboyanos reciben formación académica y de dirección para la conservación del patrimonio khmer.

La estrategia francesa de intervención tiene en cuenta la coordinación y la creación de una red de actores franceses; el reconocimiento y la difusión del peritaje francés; y el seguimiento y la actualización táctica.

«Francia posee una experiencia extraordinaria en materia de gestión del patrimonio. Las iniciativas francesas son numerosas y hay una fuerte demanda por parte de nuestros socios extranjeros», hace constar Alain Marinos, inspector general de la Dirección General del Patrimonio. Asimismo, destaca que «gracias a Francia, se han podido restaurar los barrios históricos de Shanghái». «Con la Unesco, continúa Marinos, hemos iniciado un estudio inspirado en la experiencia francesa en el ámbito social. Las innovaciones llevadas a cabo por nuestros servicios en territorio francés, así como el éxito de las acciones de cooperación internacional ya comprometidas, constituyen importantes ventajas que nos animan a desarrollar nuevas propuestas estratégicas en el escenario internacional». Con esta perspectiva, la Dirección General del Patrimonio se ha asociado con los servicios del Ministerio de Asuntos Exteriores y Europeos de Francia.

Annik Bianchini

Dernière modification : 03/11/2010

Haut de page