Soplan vientos favorables para el sector aeronáutico francés

A pesar de la crisis, el sector aeronáutico francés se encuentra en buen estado. Esta actividad, que es el motor de la economía, sigue avanzando, y demuestra así la solidez de sus estructuras y el dinamismo de sus proyectos.

JPEG

El sector aeronáutico y espacial francés es el principal exportador nacional (80% del volumen de negocios del sector), y ha visto cómo su actividad se ha mantenido a pesar de las turbulencias anunciadas desde el inicio de la crisis económica. Conviene indicar que este sector no se limita a los fabricantes de aviones, sino también a diversas profesiones y conocimientos técnicos: fabricantes de equipos, defensa, helicópteros, etc.

Las agrupaciones francesas, tanto de fabricantes de aviones como de fabricantes de equipos, han adquirido a lo largo del tiempo unas competencias reconocidas y apreciadas. Por ejemplo, la sociedad Zodiac se especializa en el suministro de material para cocinas y equipos de los aviones; se encarga de la elaboración y el suministro de material de seguridad de las aeronaves, como correas, cinturones o rampas de evacuación. En plena expansión, esta empresa acaba de adquirir la compañía alemana Sell. Se trata de la tercera adquisición en tres meses; Zodiac ya emplea a 20.000 personas en todo el mundo, con tres cuartas partes de este personal fuera de Francia y con 77 centros de producción en todo el mundo, de los que hay unos 46 en Europa y 39 en Norteamérica. Con la adquisición de Sell, que tiene un volumen de negocios de 179 millones de euros, Zodiac adquiere 1.270 empelados más.

Conocimientos de alta tecnología

Con sede en Blagnac, en la región de Toulouse, Aerolia fabrica en tres emplazamientos en Francia los morros de los A380. Este grupo es el número uno francés en el sector de las aeroestructuras, así como número dos mundial en el ámbito del diseño y la realización de subconjuntos de frontales. En Aircelle, que cuenta con 3.000 empleados en Francia, Reino Unido y Marruecos, se construyen barquillas para motores de aviones. Se trata de una importante actividad del grupo Safran, del que es miembro Aircelle. Safran es uno de los líderes en el ámbito aeroespacial, así como de defensa y seguridad. Con más de 55.000 empleados en todo el mundo, el grupo francés destaca en el ámbito mundial en cuanto a la fabricación de trenes de aterrizaje, ruedas y frenos de carbono, así como sistemas de control de vuelo para helicópteros. Además de los conocimientos y la experiencia de numerosas empresas del sector, es su dinamismo el que favorece su crecimiento en tiempos de crisis. De este modo, en Safran, el 11% del volumen de negocios anual y el 20% del personal se dedican exclusivamente al sector de la investigación y el desarrollo; se trata de una apuesta por la innovación que ha permitido al grupo solicitar 500 patentes en 2009.

Viento en popa

Esta inversión en el futuro merece la pena. Según la agrupación de las empresas aeronáuticas y espaciales francesas, desde 2006, el sector en su conjunto ha realizado más de 38.000 contrataciones. La demanda del sector espacial, de electrónica de defensa y de seguridad no deja de aumentar. De hecho, si 2010 puede ser un año de transición en el que el tráfico aéreo se reanude lentamente tras la ralentización originada por la crisis económica, la proliferación de las compañías «low cost» y el desarrollo de los países emergentes han permitido el despegue del sector. La empresa Dassault Aviation entregó a China a principios de abril el primero de un pedido de tres Falcon 7X, y ha vendido este mismo avión a la India. Por otro lado, la empresa LATelec ha recibido el encargo de analizar, fabricar e instalar todo el cableado del Falcon 7X. Se trata de una actividad no exhaustiva, ya que LATelec se encarga del cableado tanto en aparatos de aviación civil (comerciales y jets) como militares. Con sede en el sur de Francia, esta empresa de alta tecnología se ha expandido internacionalmente.

Francés y europeo

Las empresas francesas han sabido dirigirse hacia el exterior, en especial dentro de la Unión Europea, mediante una asociación con España y Alemania para formar la EADS, que es ahora el principal grupo de defensa en Europa y el segundo en el ámbito internacional. La unión hace la fuerza; esto es especialmente válido para Airbus, filial al 100% de EADS con sede en Toulouse. Gracias a ello, Airbus ha registrado 130 pedidos brutos durante el primer trimestre y ha realizado 250 entregas. La compañía Emirates ha realizado un importante pedido de 32 A380, cuyo valor estimado es de 11.000 millones de dólares. La empresa brasileña TAM ha encargado 20 A320 y cinco A350-900 por un total de 2.900 millones de dólares. La compañía Gulf Air está interesada en el A320, mientras que DAE Capital, con sede en Dubai, ha encargado 100 Airbus. Por último, la compañía rusa Aeroflot acaba de encargar 11 bimotores que se entregarán entre 2011 y 2013. Animada por el buen comienzo del año, Airbus se ha presentado como candidata en una licitación de las fuerzas aéreas estadounidenses referente a un contrato de unos 50.000 millones de dólares para renovar los aviones de abastecimiento de la armada estadounidense gracias a un aparato derivado del A330. Se trata de un desafío que puede realzar al grupo europeo, que sigue planificando un plan de vuelo a largo plazo: Air France-KLM podría realizar también un importante pedido de un centenar de aparatos para renovar su flota en los próximos años. Las empresas francesas esperan encontrarse a bordo.

Pascale Bernard

Dernière modification : 13/07/2010

Haut de page